Gafas de sol: que sean grandes

gajas-grandes-blancas

Inicialmente las usábamos sólo para protegernos del sol. Y aunque siguen cumpliendo su función, las gafas de sol se han convertido en un accesorio indispensable que refleja estilos. Las tendencias siguen inclinándose por las gafas grandes. Averigua por qué.

La ventaja de las gafas grandes sobre las pequeñas consiste en que su gran tamaño disminuye las dimensiones de nuestro rostro. Si tenemos los pómulos anchos o la cara ancha, las gafas grandes pueden disimular estos defectos. Lo mismo sucede con ciertas imperfecciones que rodean nuestros ojos.

Por otra parte, las gafas grandes resultan muy sexies y muy fáciles de adaptar a casi todos los estilos. Son llamativas por lo que suelen atraer las miradas, además de que otorgan mayor protección contra los rayos solares.

Gafas de pasta, gafas estilo aviador o incluso gafas de corte ochentero. Cualquiera de estos estilos puede resultar exitoso si lo combinas adecuadamente con el resto de tus accesorios y lo usas sólo en los momentos necesarios. Olvídate de usar gafas oscuras en lugares cerrados donde la luz no sea molesta ni suficiente. Prohibido echar mano de ellas en el antro o el bar.

En cuanto al verano, cerciórate de que tus gafas vayan a tono con tu traje de baño. Ellas se encargarán de que tu look sea siempre el más sofisticado.

Foto: Migraine Chick