Las prendas negras no deben ser aburridas

Una de las mejores maneras de vestirte completamente de color negro que no se convierta en un look monótono, es añadiendo una buena diferencia de texturas, de telas y de accesorios que le den un nuevo aire al negro. Por ejemplo te puedes poner prendas hechas de lana gruesa, otras que sean de una piel brillante y otras de una gamuza de matices oscuros.

Un poncho negro de cuello tortuga como este de Balmain es una pieza infaltable y muy popular para la temporada de clima frío, con el puedes andar por todas partes con atuendo caliente y muy lujoso. Este lo puedes combinar con unos jeans y unas botas de gamuza para un look para un fin de semana frío, o para una apariencia más chic lo puedes vestir con una falda de cuero larga, unas botas largas y accesorios de colores como el cereza.

Ese poncho lo puedes combinar con una falda como la de la foto de Willow que es perfecta para ocasiones más elegantes o más profesionales, como para la oficina con unas medias panty negras y unos tacones de piel brillante que te añaden ese toque extra de elegancia. Como complemento de esta falda también te puedes poner unas botas a la mitad de la pantorrilla como aquellas que tienen incrustaciones de cristal e impresiones animales.

Como complementos para esta apariencia negra elegante y muy poco aburrida, puedes utilizar unos pendientes de estrella de diamantes de imitación como aquellos de Kenneth Jay Lane de color plata que añaden mucho glamour, unos guantes de piel de Burberry que tienen una impresión de cuadros escoceses de color negro, gris y blanco y una cartera de gran tamaño y de un color fuerte como aquellas de Marc by Marc Jacobs de color fucsia y de tela, que es un complemento que le añade ese toque de color que a veces hace falta en los atuendos de color negro.

Foto: Net a Porter