Consejos para blanquear prendas antiguas

blanquear prendas antiguas

Con el paso de los años, y muchas veces por el mal almacenamiento, las prendas que van pasando de una temporada a la otra, se nos van tornando amarillenta. Les dejamos unos consejillos para que pongáis en práctica y vuelva a lucir blanca y reluciente como antes.

Cómo blanquear prendas antiguas

Sobre todo la mantelería y la ropa de cama más antigua que no se utiliza regularmente, van adquiriendo con los años un tono amarillento, pero para devolverle su blanco original bajo ningún punto de vista debemos utilizar lejía, ya que esta lo único que produce en vez de blanquearla es reafirmar el tono amarillo que ha cobrado con los años. Por otro lado la mayoría de las personas siempre recurre a esta sustancia, pero la misma puede dañar seriamente los tejidos.

Para blanquear, lo que debemos realizar es dejar la prenda en remojo  en un recipiente con leche cruda. En el caso que la prenda tuviera manchas de humedad, lo mejor es administrar unas gotas de amoniaco en el agua de lavado, y luego de mantenerla en remojo con la leche, lavarla como de costumbre.

En el caso puntual de las lanas blancas, para evitar que se ponga amarillenta se la debe lavar con agua fría y detergentes para prendas delicadas, y al momento del enjuague agregarle al agua 3 cucharaditas de agua oxigenada.

Foto: Gracias a Haxxah and KraZug