Moda, ¿para qué?

prendas de moda

Hay quienes la consideran un lujo ajeno y hay quienes no son felices si no están alerta de sus nuevas tendencias.

El atuendo diario dice mucho de lo que pensamos, de cómo nos sentimos emocionalmente y de qué tanto nos preocupa la imagen que damos a la gente con la que convivimos.

En ocasiones especiales como fiestas, aniversarios, reuniones sociales importantes y juntas de trabajo trascendentes, una de las tareas a las que dedicamos tiempo y planeación es a la ropa que usaremos, el peinado que haremos al pelo y los accesorios que, aunque sean pequeños o muy pocos, sabemos que pueden arruinar el look si no son elegidos de forma acertada.

Generalmente tendemos a diferenciar firmas y diseñadores por su sofisticación, lo cual puede ser proporcional al público al que se dirigen.

Lo cierto es que moda va más allá de precios, etiquetas y pasarelas a las que tal vez nunca asistamos. Al concepto le incumbe los usos y costumbres de personas de muchas regiones del mundo con respecto a las piezas que usan para abrigarse, protegerse, engalanarse y una serie de necesidades que de tan recurrentes, saltan de ser un requisito común y corriente, a  convertirse en todo un mundo de estilos que categorizan cada objeto que se porta en el cuerpo, femenino y masculino.

Su utilidad responde a los gustos y las posibilidades de cada quien. Grandes adquisiciones tienen lugar lo mismo en una tienda de mall que en una venta de garaje. El factor que le suma valor a una prenda o a una joya es el buen gusto, la forma en que sepas usarlo.

El arreglo personal no deja de ser la carta de presentación primaria (quizá la más impactante), y en él la moda va más que de la mano.

Foto: Polyvore