Balmain, otoño 2009 Semana de la moda en París

Si Balenciaga nos sorprendió con sus aires palaciegos, Balmain se muestra con una colección un tanto futurista (sin perder nunca el piso) que juega con las texturas y da diferentes acentos a la silueta femenina. Pasión por el color negro, los contrastes y los vestidos mínimos.

El protagonismo de la colección Balmain otoño 2009, en la semana de la moda de París, estuvo en manos de los minivestidos. Los encontramos en piel y con grandes adornos en la parte inferior, con acabados metálicos, con brillos y con escotes sugerentes.

Notable en especial una pieza azul eléctrico, con un hombro al descubierto, un gran adorno en el otro hombro y una textura brillante. Algunos de los vestidos se presentan en negro, o combinando negro y gris, con una larga extensión en la parte trasera. Todos ellos llevados con botas negras, recubiertas de gruesas correas.

Aunque la colección tiene muchas prendas ceñidas al cuerpo, encontramos también looks que se pronuncian por los volúmenes. Llaman la atención unos pantalones harem que tienen una enorme abertura en ambas piernas.

Encontramos también minifaldas con cintura alta, muy ajustadas, combinadas con prendas fajadas y un poco más holgadas. Los pantalones rectos siguen siendo ceñidos al cuerpo y a la cadera.