Creatividad y detalles de color

Muchas son las veces que vincularemos el salón de estar con el comedor y la cocina, sobre todo en la decoración moderna que se busca conseguir amplios ambientes, despejados e integrados al mismo tiempo.

En esta oportunidad podemos observar como mediante colores simples como el ocre intercalados con los detalles de un suelo rústico, logrado mediante baldosas de gres, le brindan a este pequeño salón  un toque bien personal. Se utilizaron muebles de jardín, que a su vez permiten que el ambiente se amalgame con el patio de la vivienda, y las grandes puertas vidriadas, nos permiten, disfrutar de la vista exterior.

Por otro lado para mantener la privacidad cuando sean necesario, se aplicaron persianas  americanas de madera, las cuales se pintaron del color de las puertas vidriadas, y  que nos permiten un excelente paso de luz, como así también cuando los habitantes lo desean una exclusiva privacidad.

Podemos observar que con una distribución muy simple, pocos elementos elegidos con buen gusto, y un poco de ingenio, el salón de estar, se puede transformar en un ambiente cálido y personal, para compartir buenos momentos con amigos.