Consejos para cuidar los guantes de caucho

guantes de caucho

Los guantes de caucho para lavar los platos, la ropa y para hacer la limpieza en general de la casa son uno de los elementos más importantes para las mujeres hoy en día que quieren proteger sus manos y sus uñas de la humedad, de los productos químicos y de otros productos irritantes que pueden arruinar la piel de esta parte del cuerpo. Por eso es que es importante cuidarlos.

Como aprovechar al máximo los guantes de caucho

Una de las mejores formas para conservar los guantes en una buena forma por una mayor cantidad de tiempo es evitar dejarlos doblados después de usados, porque lo mejor es que se sequen completamente antes de doblarlos porque el exceso de agua puede empezar a causar debilidades en ciertos lugares y tender así a romperse más, además de ser poco higiénico.

Otro truco es ponerle un poco de polvos para el cuerpo o de harina de trigo dentro, para así evitar la humedad causada tanto por la infiltración de la humedad externa como por la propia sudoración de tus manos. Esto cuida tanto el guante como tus manos, porque evita que la humedad de acumule causando debilidad en el guante y también evitando los molestos hongos que llegan con estos ambientes húmedos.

Si tienes las uñas largas, lo más probable es que en alguna ocasión hayas roto alguno de tus guantes mientras hacías tus deberes. Para eso te recomiendo que coloques en las puntas bolitas de algodón, simplemente empujando en cada uno de sus dedos un pedazo de algodón para que al ponértelos tus uñas estén en contacto con ellos en vez de con los guantes y evitando así esa clase de accidentes.