Cómo adaptar una hoodie a un look casual

En Hoodies contra la formalidad hemos visto que estas prendas son grandes amigas de los outfits de descanso, relejados, juveniles e incluso deportivos.

Esta situación de algo que puede pensarse como el estilo propio e invariable de la prenda, definitivamente limita la cantidad de combinaciones con prendas más formales.

Sin embargo, las hoodies no tienen por qué ser condenadas a los atuendos que muchas mujeres quizá usen solo esporádicamente. Para ello una alternativa es la de incluir la prenda en un look menos relajado y con más presencia para ocasiones ligeramente más sofisticadas: un look casual.

Para lograrlo, es oportuno que la única prenda sport sea la hoodie, preferentemente de cremallera, para así lucir sin problema la prenda top. Ésta puede ser una camisa estampada si la hoodie es lisa, o viceversa. Hay que evitar que sea una camiseta básica sport, como las clásicas de cuello redondo.

Una opción más femenina es la de llevar un vestido corto que combine cromáticamente.

El calzado idóneo es el de tacón, ya que los zapatos planos y más aun las zapatillas deportivas habrán de acercarse más a la tendencia sport que a la casual.

Los complementos son imprescindibles para lograr este look: bolso de asa y no mochila, además de joyería por lo menos pequeña o discreta.

Foto: net-a-porter