De los colores de moda, sólo los que te acomodan

colores

Las pasarelas suelen deslumbrarnos con su colorido. Todos queremos usar los tonos que están de moda, seguir las tendencias que marcan los desfiles. Pero de la pasarela a la vida real hay un trecho considerable, así que hay que elegir con más objetividad los colores que nos favorecen.

Los colores son caprichosos y a veces nos engañan. Cada uno luce distinto sobre los diversos tipos de piel. Cuando salimos de compras llevamos a cabo el ritual de probarnos las prendas, precisamente porque no queremos adquirir algo que no nos satisfaga del todo. Con los colores tendríamos que hacer lo mismo: analizar qué tanto nos funciona ese color antes de pagar.

Según tu tipo de piel, estos colores pueden sentarte:

Piel morena. Las pieles oscuras lucen muy bien con colores que no son demasiado claros ni demasiado intensos, sino intermedios: azul cobalto, amarillo apagado, diversos tonos pastel, negro, blanco, coral, verde lima.

Piel trigueña o apiñonada. Un tono de piel envidiable. Los colores intensos o muy definidos le favorecen: rojo, negro, blanco, azul, rosado, azul oscuro y claro, beige y gris.

Piel blanca. Pueden funcionarle tanto los tonos oscuros y contrastantes como el rojo y el púrpura, como los tonos claros y pasteles. Depende de qué se esté buscando. Influye mucho también el color del pelo. Las rubias de azul pastel siempre lucen envidiables.

Foto: Pablo