Un tipo de chaleco según su estilo

chalecos

Cuando un chaleco tiene estampado de especial significado o que sigue un patrón hiptónico o sicodélico, la blusa o la prenda que se vista debajo no sólo ha de ser relegada automáticamente a segunda importancia, sino que también debe procurarse que sea discreta y lisa.

Por el contrario, cuando el chaleco es un color mate o liso, se tiene la oportunidad de acompañar con un vestido floreado o con una camiseta a rayas.

Más allá de la apariencia de su tela, se trata de una prenda con suya forma se ha jugado en múltiples maneras, en el sentido de que se añaden o quitan botones, cremallera o cintas; bolsos externas, internas y escondidas,  tirantes anchos o angostos; terminación en pico, ovalo o línea recta, etcétera.

Otra característica de la que depende su estilo es la longitud. Cuando son cortos (como una especie de boleros sin mangas) o que dejan descubierta la zona del pecho, suelen lucir más juveniles, atrevidos y sexys si se les lleva con camiseta ajustada y/o de escote pronunciado; mientras que si son largos y simétricos tienden más al estilo autóctono, bohemio, folk, andrógino, entre otros.

Foto: polyvore