Manías interiores que arruinan nuestra vida

manías

Cambiar esas manías, esos complejos y en general todo lo que tenemos en nuestro cerebro puede llegar a ser mucho más complicado que cambiar las partes exteriores que no nos gustan de nosotras mismas. Y es que para muchas de nosotras es más fácil pasar todo un día en un gimnasio para aplanar el abdomen que sentarnos a pensar sobre lo interior que no nos gusta.

Una de estas cosas es nuestra capacidad de lidiar con las situaciones estresantes como cuando el ordenador o computador se nos estropea, tenemos un proyecto pendiente y el jefe nos pone una fecha de entrega imposible. Un truco, y que ha sido investigado, es reunirte con tus amigas a hablar del asunto y es que lo tenemos en los genes.

Como lidiar con las manías

Y es que históricamente las especies se reunen para sobrevivir a las peores catástrofes, que es como sentimos todo ese estrés. Así que cuando te suceda empaca tu trabajo y ve a tomarte una taza de café o una cerveza con una o varias amigas para que dejes salir todo lo que sientes y te molesta. Verás que al siguiente todo parece de una forma diferente.

Si tienes una debilidad por las cosas dulces y grasosas, que son las más dañinas para nuestra dieta, lo que puedes hacer es implantar sensaciones falsas en tu memoria. Por ejemplo, recuerda un mal momento que hayas tenido con muchos dulces, como en Halloween que comes hasta cuando ya no quieres ver uno más, y en lo bien que te sientan los vegetales. Así empezarás a pensar que lo dulce y grasoso no te gusta y te darán más ganas de comerte esos vegetales.