Cómo vestirte casualmente para el trabajo

Vestirte casualmente

El vestirnos es algo que hacemos muchas veces casi automáticamente, aunque algunas otras puede llegar a ser tan complicado que duramos horas vistiéndonos, pero cuando lo tenemos que hacer para ir a trabajar es un poco más complicado, porque tenemos la duda de vernos muy casuales o vernos demasiado arregladas para algo que hacemos todos los días. Por esto a continuación te doy algunos consejos para vestirte para ir al trabajo.

Lo primero es que desde el primer día preguntes las políticas de la empresa a la hora del vestuario, aunque algunas prendas como las blusas de algodón y las faldas de lino usualmente están bien, mientras que otras como los zapatos de punta abierta y los jeans en general son totalmente inaceptables para ir a trabajo. Incluso cuando se tienen días en que puedes ir en jeans es mejor que sean de un sólo color, que no te queden muy bajos a la altura de la cintura y que no estén rotos.

Una de las cosas principales que debes ver para vestirte para ir al trabajo, pero de un modo casual, es hacerte una revisión a conciencia antes de salir. Debes pensar en que si lo que te pusiste es lo suficientemente cómodo para que pases un día vestida así y si estarías cómoda al presentarte con esa vestimenta a una cita con un cliente o con tu jefe. Eso te dará una idea de si estás bien o mal vestida.

Si aún tienes dudas después de haberlo meditado contigo misma, mira las prendas que utilizan tus compañeras del trabajo, en especial aquellas de las que crees están haciendo un excelente trabajo al vestirse del modo que tu quieres. Además recuerda el consejo principal de los expertos en moda, de que es mejor parecer que estás muy arreglada que pasar como alguien que no se preocupa por su apariencia.

Foto: Gracias a Josie Fraser