Teñir el cabello con éxito III

hair-color-remover

En los posts anteriores se explicó como aplicar tintes en cabellos naturales y teñidos. Pero otra de las dificultades a la hora de aplicar coloraciones es la cobertura de canas.

Anteriormente se clasificaron los tintes en tonos naturales y tonos reflejos. Los tonos naturales varían de oscuridad e intensidad entre el rubio muy muy claro y el negro, encontrándose en el intermedio la gama de los castaños. Estos tonos se denotan con números del 1 al 10.

Los tonos reflejos son tonos naturales con toques de color adicional como rojizo, azulado, cobre, entre otros. Estos se denotan con un número del 1 al 10 (tono natural base), seguido de uno o dos números que indican los reflejos. Por ejemplo: 4,45.

La diferencia, en el caso de cabellos canosos, es que los tonos reflejos no ofrecen una completa cobertura de canas, por lo que éstas siempre tomarán un tono mucho más claro que el resto del cabello.

Cobertura de canas

La forma más fácil de lograr una correcta cobertura de canas es eligiendo un tono natural en lugar de un tono reflejo. Este tipo de tinte siempre logrará que las canas luzcan del mismo color que el resto del cabello.

Pero cuando el tono reflejo es irreemplazable, hay un truco muy sencillo para lograr buenos resultados: mezclar media medida de tono reflejo con media medida de su tono natural correspondiente.

Por ejemplo, si el tono reflejo es 5,25, el tono natural correspondiente es el 5. Si normalmente se utiliza un tubo de tinte para la cantidad de cabello a tratar, se mezclará medio tubo de 5,25 con medio tubo de 5.

Aún conociendo estos trucos, es importante solicitar asesoría a la hora de adquirir productos para la coloración del cabello.

En las tiendas normalmente hay personal especializado en el tema que puede indicar las mejores opciones para cada tipo de cabello.

Y para ir sobre seguro, siempre está la opción de acudir a centros de estética, donde los expertos harán todo el trabajo.

Foto: Julie’s journal