Teñir el cabello con éxito II

realdaydream-l

En el post anterior se explicaron algunos trucos a la hora de aplicar tintes en cabellos naturales o previamente teñidos de tonos similares. Sin embargo, a la hora de cambiar el color de un cabello previamente teñido, los tintes absorbidos por el cabello interactúan con los que recién se aplican, derivando en resultados no deseados.

Tonos reflejos

Anteriormente se clasificaron los tintes en dos grupos básicos: los tonos naturales y los tonos reflejos. Los primeros son una gama de tonos entre el rubio muy muy claro y el negro, pasando por los castaños. Estos se componen, regularmente, de la mezcla de proporciones de tinte amarillo, azul y rojo, como se puede apreciar en este gráfico:

colorimetria

Los tonos reflejos son los mismos tonos naturales, pero con toques de color como rojo, azul, verde, entre otros. Estos reflejos son los que tienden a interactuar químicamente al aplicar un nuevo tinte, provocando matices no esperados.

No es extraño ver a una rubia que se tiñe el cabello y obtiene una tonalidad verde o naranja que no deseaba. Esto se debe a la elección del tinte incorrecto. Por ejemplo, si su color anterior era un rubio extra claro, y se aplica una tonalidad ceniza (la cual contiene verde), el cabello tomará un feo tono verdoso.

A la hora de cambiar de color, debe indicarle al asesor de la tienda el color exacto que tiene en el momento. Así, éste podrá recomendar una tonalidad que dé resultados óptimos.

Neutralización de reflejos

Los reflejos se neutralizan entre sí. Por ello, su asesor debe conocer el tono que tenía previamente, para indicarle un tinte que contenga un tono reflejo capaz de neutralizar el color que se aplicó previamente.

Los tonos reflejos también funcionan en base a los colores primarios. Por ejemplo, si su reflejo es amarillo, la mezcla de los colores primarios restantes (azul + rojo) neutralizará su tono. Por lo tanto, un reflejo rubio se neutraliza con uno violeta.

Igualmente, un reflejo naranja (amarillo + rojo) se neutraliza con un reflejo azul; y un reflejo verde (amarillo + azul), se neutraliza con un reflejo rojo.

Tomando en cuenta estos consejos, el cabello cederá a la tonalidad realmente deseada, y no a los -hasta hace unos minutos- impredecibles designios de la química de color.

Sin embargo, si su cabello tiene canas, es probable que aún no logre el resultado deseado. En la próxima -y última- entrega, tips para el teñido de cabello con canas.

Foto: cortesía Wella y Connexion