Cosas de hombres que las mujeres no entienden (Parte II)

cocina

Ya en el post anterior os comentaba algunas cosas que nos pueden parecer extrañas de los hombres, pero que son muy normales para ellos. La mayoría de estas cosas las descubrimos con el tiempo y tendremos que aprender a vivir con ellas.
La cocina: Mientras algunas de nosotras ya sabemos preparar cosas esenciales en la cocina, para ellos todo es un misterio y no porque no les guste sino porque nunca lo han hecho. Para ellos un momento maravilloso es cuando pueden cocinar el único plato que conocen para nosotras. Así que es bueno darles la oportunidad de sorprendernos en la cocina y dejar que aprendan un poco de nosotras.

Los elementos deportivos del ayer: Para los hombres es esencial guardar las cosas con las que jugaron hace algunos años y en algunas ocasiones los sacan, los miran para llenarse de recuerdos y hasta sacan tiempo para jugar un poco si son balones. Expertos dicen que esto es el equivalente al vestido de novia que aunque sólo lo hayamos tenido puesto una vez en la vida, fue un momento muy especial en el que nos sentimos únicas y hermosas y esa conexión permanece. Para los hombres también tiene una conexión emocional,  que les hace recordar el potencial que tenían y  sus momentos de gloria en el deporte.

El mejor amigo del hombre: además de atraer las miradas femeninas, los perros se convierten en una parte esencial de la vida masculina. Ellos en secreto admiran que los perros no se tengan que vestir,  que se revuelquen en el barro y  siempre tengan a las chicas cerca. El perro es como una extensión de ellos mismos y les enorgullece el ser capaces de mantenerlos y alimentarlos exitosamente.

La vieja camiseta: Hace algunos años era su prenda número uno, la que se ponían para sus mejores momentos, pero en estos momentos está rota y amarilla bajo las axilas, pero les encanta ponérsela así a nosotras nos parezca terrible. Ni ellos pueden entender por qué aún la tienen pero en cada oportunidad que tienen la usan y aunque a nosotras nos parezca que la tienen puesta en todo momento, no es cierto, es que sólo la utilizan en casa que es el único lugar donde nosotras se lo permitimos.

Foto: U.S. Forest Service; Prater, Leland J.