Balenciaga, otoño 2009. Semana de la moda en París

Innegable el protagonismo de Balenciaga en la semana de la moda parisina. Con una colección definida por la elegancia, interesantes propuestas en calzado y texturas, la marca nos muestra una vez más de qué está hecha.

La principal característica de esta colección se encuentra en los drapeados en la seda y el satín. Prendas en varias capas, donde la caída es la protagonista.

Muchas de las prendas llevan moños formados con extensiones de blusas, blazers y vestidos. Una constante fueron las medias transparentes con texturas discretas de lunares. Vimos algunos looks monocromáticos y accesorios en pares (idénticos en cada muñeca).

En cuanto a los vestidos, la propuesta fueron los estampados, las aberturas centrales, y los cortes asimétricos, todos ellos con hombreras. Los estampados están en las gamas del azul, el gris y el verde pardo.

Los zapatos de la colección, cerrados en su mayoría, tienen estructura en colores oscuros y sobrios (negro, gris, café) y algunos de ellos están adornados con pedazos de tela colgantes o en forma de moños. Encontramos zapatos estampados.

Las modelos lucieron también blusas abiertas con tops negros transparentes. Mientras los pantalones fueron rectos en color gris, las faldas mostraron volúmenes y capas en distintos colores, ninguno de ellos demasiado vivo. En cuanto a peinado y maquillaje, el aspecto de las chicas fue sobrio, con poco maquillaje y pelo liso y largo.

Fotos: New York Fashion