La leche materna tiene un 85% de agua

Beneficios de la lactancia materna

Hemos hablado de la importancia que tiene la leche materna para el bebé recién nacido, y que como madre debemos mantenernos hidratadas durante el período de lactancia ya que esto contribuye a una excelente alimentación y los suficientes anticuerpos, para que crezca sano y fuerte.

Beneficios de la lactancia materna

Tu hidratación no debe ser un tema menos, dado que la leche materna está compuesta por un 85% de agua, un componente esencial para la nutrición de tu bebé porque a través de la leche materna se transportan los nutrientes necesarios para que crezca y se desarrolle. Si estás mejor hidratadas favoreces la llegada de nutrientes a tu bebé a través de la leche.

La leche materna posee el balance ideal de nutrientes y anticuerpos que necesita para desarrollarse, los beneficios de la lactancia materna son innumerables, tanto para la madre como para el bebé, ya que reduce el riesgo de muerte súbita, y enfermedades comunes, como riesgo de diabetes, alergias, otitis, trastornos gástricos y obesidad. Potencia la inmunidad y el desarrollo cognitivo del bebé y por sobre todo favorece el contacto psíquico y físico entre la madre y su pequeño, un vínculo incomparable.

Para nosotras como madre la lactancia también es sumamente importante y beneficiosa porque nos ayuda a recuperar nuestro peso rápidamente y reduce el riesgo de contraer cáncer de mamas y ovario, contrae el útero para que vuelva su tamaño original, y por sobre todas las cosas, nos ayuda a mantener un equilibrio sano emocionalmente.

El agua de nuestro cuerpo es el principal elemento de la leche materna, y por lo tanto el principal componente que tu bebé recibirá mientras le brindes esta posibilidad de alimentarse sanamente. Es por eso que mientras estamos dando el pecho debemos mantenernos hidratadas, y jamás olvidar que el agua es la clave para poder brindarle a nuestro bebé la mejor calidad de alimentación, que por esta etapa, depende pura y exclusivamente de nosotras.