El momento de decirle adiós al biberón

Hora de dejar el biberón

La mayoría de los pediatras recomiendan alrededor del año para que el niño deje el biberón o como muy tarde llegados los 18 meses. En cuanto nuestro pequeño hijo aprenda a beber del vaso, ya no necesitará usar el biberón.

Consejos para quitarle el biberón al niño

Lamentablemente el destete definitivo no es siempre fácil como suele parecer. Para facilitar las cosas, lo mejor es empezar eliminando el biberón del mediodía, y después el de la tarde y el de la mañana, dejando el de la noche para el final, puesto que es el que más le cuesta soltar al bebé.

En caso que el niño no pueda conciliar el sueño o se despierte repentinamente por las noches, es fácil adquirir el hábito de utilizar la comida o el biberón para tranquilizarlo. Pero a esta edad los niños no necesitan ni comer, ni beber nada por las noches. Si aún alimenta al niño por las noches debería dejar de realizarlo, por más que el niño llore y parezca beber con sed, las tomas nocturnas son una forma de consolarse y no de satisfacer sus necesidades alimenticias.

Es fácil que el biberón se convierta en un arma de doble filo, pero debemos intentar que el niño se duerma solo y si llora un poco antes de dormirse dejarlo hasta que se duerma. Al cabo de unas noches se olvidará del biberón por completo

Por otro lado no hay nada de malo en darle algo de beber al niño antes que se acueste de hecho seguramente lo ayude a conciliar el sueño, pero para ir retirando el biberón debería implementar en esos momentos el uso del vaso.

Independientemente de lo que le de al niño antes de acostarlo debe recordar siempre lavarle los dientes, sino la comida y el líquido permanecerán en la boca de su hijo durante toda la noche, creando un campo de cultivo idóneo para la formación de caries. Si el niño necesita algo de consuelo antes de poder dormirse correctamente deje a su lado el peluche o permita que succione su pulgar pero no salga corriendo a prepararle el biberón.