Cómo reducir los dulces en los niños de un año

golosinas

A casi todos los bebés mediando el año les encantan los dulces, después de todo ¿A quien no?. Nuestro pequeño seguramente no será la excepción, como cualquier ser humando, nació con una marcada preferencia por el sabor dulce y es bastante sensible a distintas concentraciones.

Si le damos a elegir entre una golosina y un puré de patatas; seguramente elija el primero, debe tener paciencia y además saber que usted no tiene la culpa de la preferencia de un caramelo o un helado cuando desearía que comiera un trozo de queso. Lo que si es responsabilidad nuestra como padres limitar el consumo de dulces y proporcionarle al bebé una dieta integrada fundamentalmente por alimentos nutritivos y que colaboren con su saludable crecimiento evitandole las caries.

Afortunadamente cuando los dulces no estén dentro del campo de la cisión del niño, tampoco estarán presentes en su pensamiento, por lo tanto no tenga dulces en su casa y de ser así mantengalos guardados y fuera de la vista del niño. Luego del año y medio de vida de su hijo evite también agregar azúcar a los alimentos y no convierta los postres en cosas de todos los días.

A la hora de proporcionarle la merienda no le dé dulces prefiera frutas, galletitas y quesos, desde la temprana edad alimentandolo saludablemente; estamos marcando una enseñanza que durará para toda la vida.

Foto: deejay_888