Recomendaciones para limpiar las chimeneas

Las chimeneas suelen ser parte de la estancia principal de la casa, y aportan un toque muy acogedor en cualquier vivienda, pero hay que tener presente que las mismas si son utilizadas en épocas invernales, se las debe limpiar al menos una vez al año, para prevenir incendios o intoxicaciones por monóxido de carbono.

El descuido de la limpieza de una chimenea provoca acumulación de hollín, resinas y alquitrán que son sustancias inflamables las cuales con mucha facilidad pueden llegar a provocar incendios. Por otro lado los expertos en éste tema aseguran que por cada milímetro de residuos acumulados en una chimenea, la misma pierde un 7% de su tiraje funcionando incorrectamente.

Por eso resulta sumamente importante una vez al año ocuparse de quitarle los restos de suciedad y si se la utiliza en cada temporada invernal,  hay que realizarle todas las tareas de mantenimiento. Si contamos con artefactos de metal hay que buscar siempre que no tengan signos de corrosión y comprobar que las paredes que son refractantes no se encuentren deterioradas.

En tanto para las chimeneas de material es primordial que controlemos que no contengan manchas negras o blancas ni grietas en sus ladrillos exteriores, y controlar cada tanto el espesor de los residuos ya que si supera los 4 milímetros es preferible limpiarla más seguido.