Aprender a vivir con un extraño

habitacion desordenada

El aprender a vivir con un extraño nos puede enseñar a vivir con nosotras mismas y nos prepara para vivir con una pareja en el futuro. Esto puede ser lo más difícil que nos pueda pasar ya sea que vivamos con nuestra mejor amiga de la infancia o con una completa desconocida, pero también puede ser una excelente oportunidad para aprender. Para sacarle el mayor provecho a esta experiencia te traigo algunos consejos.

  • Aprende sobre ti misma: Nadie te reflejará mejor el carácter que una compañera de casa, porque ella verá lo mejor y lo peor de ti. Una compañera te dirá tus defectos y eso es algo muy bueno, porque en su mayoría son cosas de las que nunca nos damos cuenta porque ya se han convertido en parte de lo que somos. La forma en la que trates a tus compañeros de casa dice mucho de la forma en que tratas a la gente en general.
  • Aprende a compartir tu espacio con otra persona: Vivir con una compañera es un gran paso hacia un matrimonio exitoso, porque te enseña a vivir con otra persona. Así se aprende a pensar primero en otra persona antes de actuar, porque ya no podremos llegar a las dos de la madrugada a prender las luces sin que alguien se moleste. El modificar nuestro propio comportamiento para beneficio de otros no es una tendencia natural, pero es una buena lección.
  • Aprende a llevar un hogar: Viviendo con otra persona también nos enseña lo que se necesita para tenerlo todo bajo control. Siéntate con tu compañera y acuerden en quien va a hacer qué, así sabrán los horarios para barrer la casa o limpiar el baño. Tienen que hacer un horario e intentar seguirlo, claro que siempre se van a cruzar otras cosas en el camino, pero con el tiempo irán aprendiendo a hacerle espacio a todo lo que se debe hacer.

Foto: nateOne