Ansiedad durante el embarazo

Los embarazos hacen que todas las mujeres en algún punto u otro se sientan preocupadas y hasta ansiosas, y esto es muy normal porque al fin y al cabo es una nueva vida la que está creciendo en tu interior. Por esto, es muy común que te preocupes de más por cosas tan simples como lo que comes, lo que bebes, lo que sientes, lo que piensas y hasta lo que haces, porque te parece que todo va a afectar a tu bebé.

Y es que es perfectamente normal que te preocupes sobre la salud de tu bebé y de que se mantenga en el mejor estado que esté a tu alcance, así como de otros asuntos más profundos como del cambio radical que va a sufrir tu vida, tus relaciones con las personas de tu entorno y hasta sentirás bastante ansiedad por saber si tú y tu pareja serán unos buenos padres para esa persona que está dentro tuyo.

Pero si esas ansiedades se vuelven algo en lo que no puedes dejar de pensar y hasta llegan a interrumpir las actividades que haces diariamente, es el momento que encuentres una buena manera de lidiar con ellas. Una buena forma de empezar a hacer esto, es compartir todos los temores que sientes con tu pareja, incluso si esas preocupaciones son sobre la relación entre ustedes; y te darás cuenta que esa persona también guarda muchas ansiedades que también es bueno que comparta contigo.

También puedes pedirle un poco de apoyo a tu familia y a tus amigos cercanos para desahogarte un poco y que eso te ayude a relajarte. Otra excelente táctica es que hables con otras mujeres que estén en embarazo, porque posiblemente ellas están experimentando lo mismo que tu y pueden compartir sentimientos. Pero si sigues ansiosa al extremo y tienes razones para preocuparte porque eso afecte a tu bebé, lo mejor es que discutas eso con tu médico para que te brinde las mejores opciones y hasta te anime diciéndote que todo va perfectamente.