Controlar el estrés durante el embarazo

Las mujeres en la actualidad hemos aprendido a lidiar con el estrés de la vida diaria, pero un nivel muy alto de este puede llegar a afectar tu embarazo. Unas preocupaciones muy fuertes pueden hacer que entres en un parto prematuro y hasta que tengas un bebé de bajo peso. Un problema es que posiblemente estás acostumbrada a cuidar de otros y a dar mucho de ti en el trabajo, por lo que te puede parecer inusual preocuparte por ti misma, pero sin embargo, lo tienes que hacer.

Recortar un poco en las labores diarias para que sufras menos de estrés o aprender a manejarlo adecuadamente son las claves para un embarazo mucho más saludable. Existen varias formas de manejar tus ansiedades y reducir el estrés en el trabajo y en tu hogar, que en realidad tienes que aplicar si quieres que ese embarazo llegue a un feliz término y que ni tú ni tu bebé sufran por tu estilo de vida.

Un buen consejo para reducir el estrés es que utilices tus días de vacaciones o aquellos a los que tienes derecho por tu estado cada vez que puedas. Así puedes pasar un día, o incluso una tarde, descansando en casa lo que te puede ayudar a que la semana se haga más corta y mucho más relajada. Y durante ese tiempo libre puedes practicar actividades como la respiración profunda, los estiramientos y el yoga para ayudar a que la ansiedad se vaya.

También te recomiendo que utilices la palabra «no», en especial si no estás acostumbrada a ella. Porque este es un buen momento para que te des cuenta que no puedes hacerlo todo, por lo que debes dejar que esa idea de que eres una supermujer y dedicarte simplemente a lo estrictamente necesario. Así puedes reducir tu ritmo diario un poco e incluso aprender a pedir ayuda a tu pareja, tu familia y tus allegados.