¿Hay diferencias entre un parto multiple y uno simple?

Si bien la creencia popular dice que un parto múltiple puede tener muchas diferencias y dificultades, no habría porque de ser así. Lo que si es cierto que a veces hay situaciones que pueden darse en un parto múltiple que un parto simple o de un solo bebé, pueden manejarse más fácilmente o de hecho no estar presentes.

Los embarazos de mellizos pueden adelantarse entre la semana 36 y 37, a causa de un mayor peso en los bebés y la distensión que padece el útero, pero no siempre ni por regla general debe ser así. Hay asociaciones con los embarazos gemelares en los que el obstetra puede indicar que el parto se adelante aunque la mayoría coincide en que debe prolongarse la gestación hasta la semana 38 por lo menos, que es cuando los órganos de los pequeños bebés se encuentran completamente maduros y han alcanzado un peso adecuado.

En cuanto a los controles que se realizan son exactamente iguales a los de un embarazo simple, de todos modos se hacen controles extras de presión arterial y glucosa, como así también ecografías para determinar el bienestar, tanto de la madre como de los futuros bebés. Un embarazo de mellizos o gemelar, no tiene porque ser más difícil o diferente al embarazo de una madre que lleva un solo niño en su vientre, en ambos casos pueden aparecer complicaciones, o se pueden desarrollar con absoluta normalidad, hasta el último momento.