Niños que se introducen objetos en la nariz y oídos ¿cómo proceder?

Los objetos extraños pueden ingresar al organismo por diferentes vías, se pueden tragar, inhalar, o incrustarse provocando serias lesiones en los pequeños, ya que muchos de ellos suelen sin querer y jugando introducirse objetos en la nariz y en los oídos.

En esos casos:

  • No debe quitar el objeto si está incrustado o encajado en la nariz, ya que puede provocar alguna lesión grave o incrustarlo aún más. Trate de que el niño permanezca tranquilo.
  • Evite que se toque la zona y en el caso de obstrucción nasal, indíquele que respire por la boca, pidiéndole que sople con su nariz para despedir el objeto. De no resultar, llévelo de inmediato al hospital y consulte con su médico.
  • Para los objetos introducidos en los oídos hay que conducirse con prudencia ya que pueden perforar el tímpano o provocar sordera temporal. No intente quitar el objeto si está profundamente alojado, ya que puede causar daño.
  • Incline la cabeza del niño hacia el lado lesionado para ver si el objeto puede salir por sí mismo, en el caso que haya entrado algún insecto, trate al niño con calma, suavemente vierta un vaso de agua tibia y limpia sobre la zona afectada  y si el insecto no es expulsado, recurra rápidamente a la consulta pediátrica.