Bebés, ¿es normal que solamente quieran estar con la madre?

El vínculo afectivo que se genera desde el nacimiento con los padres, pero por sobre todo con la madre es muy lógico, por lo tanto es normal que el niño los reclame al mínimo intento de separarnos de él.

Y muchas veces puede manifestarlo en cualquier momento aunque suele ser bastante más frecuente alrededor de los 8 a 19 meses, que es cuando comienza a rechazar o discriminar algunos familiares que conoce pero no que no ve todos los días.

A veces resulta frecuente que la madre no puede alejarse demasiado de él, pero a esto debemos interpretarlo como una reacción absolutamente normal por parte de él y no como un capricho insostenible del pequeño. Cuando no estamos en la misma habitación que el pequeño, lo mejor es hablarle, para que él interprete que estamos juntos aunque  no pueda vernos.

En el caso que debamos dejarlo con alguien lo mejor es retirarnos dándole confianza y sin obligarlo a que se deje levantar en brazos por alguien desconocido, si él no quiere, no quiere, ya que al forzarlo hacer sociable, lo único que conseguiremos es aumentar su rechazo, y debemos ser pacientes a su adaptación, ya que es una etapa que suele durar muy poco.

Foto: Gracias a Robert Whitehead