Lo barato sale caro en los bañadores

vestidos de bano

Bañadores baratos

Algunas veces miramos precios de vestidos de baño o bañadores en unos lugares y en otros más exclusivos y la diferencia de precio es casi abismal. Los expertos en estas prendas aseguran que se necesita una buena cantidad de ingeniería, muchos ajustes, una construcción detallada y telas de alta calidad para crear un buen vestido de baño. Y es que cuando miras uno de marca y miras las copas del sostén, los recubrimientos y las partes que controlan la figura, todo cuesta un poco.

Las telas más baratas pueden verse y sentirse bien al principio, pero no podrán mantenerse intactas después de una buena cantidad de cloro, de sol y de agua salada. Estos expertos aseguran que muchas telas se hacen más delgadas para abaratar los costos, pero eso también reduce su poder de estiramiento y de recobrar su forma anterior.

Todo esto significa que un vestido de baño que parece muy bueno, bonito y barato para ser verdad, posiblemente no lo es y simplemente está en el camino a descolorirse y estirarse por completo. Así que en general todo se reduce a dos opciones: Invertir en un bañador de alta calidad que tendrás que reemplazar cada algunos años, o puedes comprar uno más económico y estar preparada para reemplazarlo con frecuencia.

Para reconocer cuando llega la hora de comprar un nuevo bañador existen algunas pistas generales. Una de ellas son las tiras, por ejemplo si notas que cuando sales del agua el escote está más bajo de lo que solía estar, es posible que necesites pronto un cambio, también puedes fijarte en si la parte trasera baja se empieza a subir, si los colores se empiezan a desvanecer o si ha perdido la forma en alguna de sus partes.

Foto: mikebaird