Consejos básicos para cuando los niños no quieren comer

En la edad escolar, notarás que muchos días tu hijo tiene un gran apetito y otras que el tema de la comida pasa desapercibido, esto de debe porque ya son capaces de ajustar sus necesidades energéticas acorde a los alimentos que consumen y su gasto de energía diaria.

Siempre debemos estar atentos y jamás obligarlos a comer o presionarlos, porque estas actitudes no conducen a nada.

Es beneficioso acostumbrarlo a una rutina de horarios sobre todo en cuanto a los alimentos, ya que esto les permite reconocer cuando tiene hambre y cuando es el momento de saciar esa necesidad de alimentarse. Los alimentos muy dulces, como gaseosas, caramelos y golosinas no se consuman en horarios cercanos a las comidas, ya que interfieren en la sensación de hambre y no aportan nutrientes.

Las porciones que le damos deben ser acordes a su capacidad de ingesta, tengamos presente que los niños necesitan un gran aporte de nutrientes en pequeños volúmenes de alimentos. Una forma fácil de enseñarles a comer, es dejándolos que investiguen los alimentos, los intercambien con otros, los rompan, sepan de que están realizados y aunque a las madres mucho no nos agrade, que se ensucien durante la comida.

Tengamos presente que el momento de la comida, debe ser agradable, y siempre compartido en familia, ya que el solamente puede aprender lo que ve, por lo que no hay nada mejor que enseñar con el ejemplo.

Foto: Gracias a jonny.hunter