El sentido del gusto se adquiere desde el útero

embarazada

Existen diversos estudios científicos que certifican, que los bebés adquieren sus gustos alimentarios desde el útero de la madre. El niño cuando comienza a gestarse puede reconocer el sabor del líquido amniótico, y entre las semana 24 y 32 el niño ya puede diferenciar los sabores dulces y ácidos.

Una vez que el bebe nace desarrollará poco a poco la sensaciones completas que le producen los diferentes sabores, como dulce, amargo, salado, ácido etc. Este proceso tiene lugar gracias a las papilas gustativas, cuyos nervios envían la información al cerebro. Estas papilas son diferentes en cada persona y algunos nacen con muchas y otros con menos esto es lo que refleja porque hay niños que reconocen más sabores y otros no les prestan mayor atención.

Los nutrientes que consume la familia influyen mucho en los gustos del niño y esta más que comprobado que la alimentación durante la gestación de la madre forma parte de los gustos preferenciales del bebé.

Así mismo los niños que nacen con más papilas gustativas son más sensibles al estímulo de sabores y pueden reconocer cuando una leche es desnatada o entera, y se niegan a consumir algunos alimentos, que con el correr del tiempo dado que esta sensibilidad no permanecerá a lo largo de toda su vida, esas cosas que hoy no quiere comer, seguramente le gusten.