La alimentación del bebé de un año

bebé comiendo

Los bebés llegado el año suelen necesitar ingerir entre 750 y 900 calorías diarias, de las cuales 400 y 500 deben proceder de la leche, ya sea de fórmula o de la lactancia materna.

De todos modos si el niño presenta síntomas de ingerir menor cantidad de alimentos no es para preocuparse. Esto suele deberse a que su etapa de crecimiento esta disminuyendo y hay muchas otras actividades que captan su atención.

Por lo general llegado este tiempo uno comienza a introducir alimentos un poco más densos que los que se estaban utilizando, y esto les exige masticar un poco más, en esta dieta seguramente también sumemos alimentos blandos como soufflés, budines, puré de patata, yogurt y gelatina. Llegado su momento incluiremos el huevo, pero primero la yema y luego la clara, ya que ésta provoca menos alergias.

Como hablamos con anterioridad en esta etapa las aptitudes manipulativas del bebé, habrán mejorado casi en su totalidad, el niño podrá tomar su propia cuchara para jugar, por lo que a la hora de la comida, debemos ir enseñándole como obtener su propio alimento a modo de juego. No debemos esperar que lo haga desde un principio, seguramente derrame la comida, pero no es motivo para retarlo, sino para que aprenda de el error, y pronto podrá comer como un integrante más en nuestra mesa.

Tenga paciencia y no le quite la cuchara, el niño debe experimentar con todo aquello nuevo que se le presenta, y entender que usted confía en que él podrá comer solito. Una buena manera es intercalar, una vez le da una cucharada usted, una vez el intenta tomar solo la cuchara y llevársela a la boca.

Si el niño aprende, esto nos ayudará muchisimo a la hora de la comida, ya que solo tomará los alimentos ante la presencia del hambre y prestará menos atención a los juegos que lo distraen. Por lo general el bebé en esta etapa come 3 veces al día igual que el resto de la familia, paro hasta que se adapte correctamente recomendamos, darle su alimento unos minutos antes de que los otros integrantes se sienten a la mesa, dejándolo coger cosas que puede tomar solo de la mesa, una vez que haya concluido su alimentación y el resto se encuentre comiendo.

Entre estos alimentos que el niño puede coger por sí solo con la mano encontramos las galletitas, las tostadas, pequeños trocitos de pollo, o de alguna fruta. Debe intentar ofrecerle una gran variedad de sabores, formas y texturas y estar siempre pendiente de que no vaya a atragantarse.

Foto: Gracias a eyeliam