El hipo en los bebés

Molestias en el bebé

Este es un especie de reflejo que los bebés tienen aún cuando están dentro del vientre materno. Parece sorprendente pero es así, y es muy natural, sobre todo porque suele acentuarse una vez que el bebé a nacido y esta junto a nosotros.

El hipo en la mayoría de los bebés, aunque no a todos les sucede suele aparece justo después de que se los alimenta, y mucho más si toman del pecho, esto no responde a ningún tipo de patología por lo tanto no es necesario alarmarse demasiado, es solamente un movimiento involuntario del diafragma que convulsiona cuando se contrae luego de ingerir alimentos, pero que no hace daño al bebé.

La mayoría de los bebés tienen hipo de vez en cuando, esto preocupa siempre más su madre que al niño, pero de suceder mientras lo está alimentando podría ser realmente desagradable.

Lo más aconsejable en estos casos es cambiar al bebé de posición, e intentar hacerlo eructar para que libere gases que oprimen el diafragma, y hacer que el bebé se relaje. Espere unos minutos antes de continuar alimentándolo, si el hipo no desaparece en 5 a 0 minutos, darle un poco de agua en el biberón podría ayudarlo.

Si su hijo tiene hipo a menudo intente darle de comer cuando este calmado, lentamente, y antes de que esté muy hambriento, así reducirá las probabilidades de hipo entre toma y toma.

Si el niño ha realizado una succión fuerte y prolongada o cuando toma el biberón, suele ingerir bastante aire y por esto es que se recomienda evitar este tipo de succiones, para que el famoso hipo no aparezca y traiga consigo sus molestias tan particulares. En los lactantes no se conoce cual es específicamente el origen del hipo, pero se lo considera entre otros un reflejo con los que nacen, suele ir desapareciendo con el correr del tiempo, aunque sin quererlo también puede reaparecer cuando se les causa excesivas risas.