Establecer una rutina con el bebé

Establecer rutinas

Ya en artículos anteriores te mencionaba la importancia de establecer una rutina con tu bebé para que se acostumbre mucho más rápido a las horas establecidas para comer y para dormir, y así tu también consigas un buen descanso y una rutina más adecuada. Por eso hoy te traigo más consejos al respecto.

Consejos para establecer rutina con el bebé

Si estás intentado que tu bebé siga una rutina o estás observando sus patrones para averiguar si ya tiene algunos horarios, haz de este proceso una prioridad por lo menos durante las primeras semanas. Evita desviarte de esa rutina a causa de vacaciones, comidas a domicilio o salidas que atrasan la hora de la siesta.

Una vez ya hayas establecido un horario para que tu bebé duerma, se levante y coma, cambiar sus horas por un día no le hará ningún daño a la rutina. Pero lo mejor es mantener los horarios de tu hijo lo más consistentes posible mientras se acostumbre.

Tu bebé logra muchas cosas en el primer año de vida. Durante ese tiempo casi que triplicará su peso y podrá hacer algunas cosas como sentarse, gatear y hasta caminar. Durante los periodos de crecimiento, o cuando está trabajando para hacer algo nuevo, no te sorprendas si tu bebé cambia un poco de rutina.

Podría tener un poco más de hambre que lo usual, necesitar un poco más de sueño y hasta volver a despertarse varias veces en la noche. Tienes que aguantar porque tu bebé volverá a la rutina en poco tiempo, o podría estar dándote señas de que necesita ajustar la rutina.

Debes ajustar la rutina para que vaya con la edad de tu bebé. A medida que se vuelve mayor, tu hijo necesitará menos siestas durante el día y una mayor hora de juegos y de estimulación. También necesitará comidas sólidas, al principio sólo una vez al día, pero con el tiempo se puede aumentar. A medida que este desarrollo sucede, los horarios tendrán que empezar a cambiar también.

No esperes la perfección. A pesar de que a los bebés les gusta la consistencia, puedes esperar cambios día a día a medida que tu hijo crezca. Algunas veces, por distintas razones tu bebé querrá saltarse una siesta, comer algo extra y despertarse antes de que amanezca.

Además otras cosas de la vida como vacaciones, hermanos mayores, planes con los amigos y la familia y otras diferentes ocupaciones, vendrán a tener un papel en la vida diaria. No está mal variar un poco, desde que tu bebé tenga el sueño, la hora de juegos, la comida, el cuidado y el amor que necesita.