Cómo mantener los zapatos impecables

zapatos

Cuidar nuestros zapatos para tenerlos en las mejores condiciones, no sólo nos ahorra tiempo y disgustos, sino beneficiara nuestro bolsillo; aquí van unos sencillos consejos para tener siempre zapatos de diez:

Cuando uses un par de zapatos por primera vez, procura hacerlo dentro de tu casa un máximo de dos o tres hora, no importando lo cómodos que los sientas. De esa manera acostumbrarás al pie a su nueva protección. Poco a poco sube el tiempo de uso hasta llevarlos todo el día.

No uses el mismo par por dos días seguidos, deja que descansen y “respiren” al menos 24 horas.

Si el zapato es muy ajustado, usa siempre calzador. Esto aplica para zapatos con cordones, mocasines y zapatillas (tennis).

Afloja siempre los cordones, baja los cierres y destraba las hebillas antes de quitártelos, si te los quitas sin hacer esto es probable que lastimes tus pies y estropees los zapatos.

Si tus zapatos se mojan por lluvia o nieve, apenas te descalces coloca en su interior una horma de extensión o un aprieta un poco de papel secante y colócalo en el interior. Si están muy mojados, cambia el papel como se necesite  y deja secar por un día.

Cepilla tus zapatos después de usarlos para remover el polvo acumulado durante el día, así conservarás el brillo de la piel.

Si no usas tus zapatos durante cierto tiempo, guárdalos dentro de una caja de cartón o bolsa de tela.

No prestes tus zapatos por ningún motivo ni siquiera los de fiesta: además del riesgo de transmisión de hongos y otras infecciones cutáneas, tus zapatos se han adaptado a la forma de tu pie, el uso de ellos por otra persona alterará su estructura.

Foto: nehavish