Cosas que desconocemos sobre el sexo (Parte IV)

beso de pareja

Con este post termino la serie sobre esos misterios relacionados con la actividad favorita de muchos, el sexo, que algunos conocíamos y otros no, pero que explican algunos comportamientos, sentimientos y hechos que tal vez habíamos experimentado en la cama, pero acerca de los cuales no pensamos mucho.

¿Por qué para las mujeres es más difícil alcanzar el clímax?: Existen muchas teorías acerca de este hecho, pero hay una nueva muy interesante y es que no todos los hombres merecen un orgasmo. La autora Deborah Blum de Sexo en el Cerebro, dice que cuando una mujer llega al clímax, los músculos de su vagina halan hacia arriba, ayudando así al semen a que llegue al útero e incrementa las posibilidades de quedar en embarazo.

Algunos biólogos evolucionistas sugieren que el orgasmo femenino es una especie de mecanismo de control de calidad, que previene que las mujeres tengan hijos con hombres que no lo merecen. Así, si una noche de sexo rara vez acaba en fuegos artificiales, quizás es la forma de nuestro cuerpo de decir que ese chico no es lo que queremos como marido y como padre.

¿Qué tienen en común nuestros cuerpos y el hígado de tiburón?: La lubricación femenina tiene una variada lista de ingredientes, desde agua y ácido láctico hasta escualeno, que también puede ser encontrado en el hígado de los tiburones. Cada componente ayuda a mantener el delicado balance entre levaduras y bacterias en la vagina.

Con respecto a de donde viene este lubricante la respuesta es de las paredes de la vagina. Es similar a la sudoración ya que esas paredes están constantemente emitiendo humectación para mantener el tejido saludable y durante la excitación la cantidad aumenta.

¿Por qué las fantasías más salvajes incluyen hombres como gladiadores y violaciones?: Es muy común que las mujeres fantaseen con hordas de hombres masculinos al estilo Russel Crowe llegando hacia ellas. Y eso es algo que sería demasiado asombroso en la vida real, pero es muy excitante en las fantasías. Eso sucede porque las fantasías, no importa qué tan salvajes sean, siempre están bajo nuestro control, así no hay una amenaza real y nos podemos rendir a las ilusiones.

Otro hecho es que es extremadamente normal que las mujeres tengan fantasías sobre violaciones, algo extraño, pero que tiene mucho sentido para los psicólogos. Eso sucede porque en algunos casos las mujeres se sienten culpables o avergonzadas a la hora de querer disfrutar del sexo. Así en una fantasía de violación, no somos responsables por lo que sucede y eso ayuda a calmar la culpa.

Foto: Gracias a pedrosimoes7