Incremento del estrés durante el embarazo

embarazo

Durante el período de gestación los denominados medidores de estrés, como el cortisol y las catecolaminas, suelen incrementar sus niveles en sangre, sobre todo si el cerebro de la madre, está en situaciones de peligro.

Estas sustancias tienen un efecto positivo a corto plazo ya que ayudan al organismo a enfrentarse a todas aquellas situaciones que a la madre le resultan peligrosas, manteniéndola en constante estado de alerta. ¡¡Pero cuidado!! Cuando estas situaciones son prolongadas en el tiempo, este incremento suele traer consecuencias negativas, para la futura madre, como para el pequeño bebé que se está gestando.

Los problemas cotidianos al que todos lamentablemente estamos expuestos, las exigencias laborales, son mayormente las causas principales que generan estrés, si bien un poco de estrés puede proporcionarnos las fuerzas suficientes para enfrentar aquellos desafíos que parecen inalcanzables, no debe ser con grandes exageraciones.

Ciertos tipos de estrés severos o persistentes por largos periodos terminan representando una complicación durante el embarazo. Las madres que están en proceso de gestación, que padecen los niveles de estrés, deben ser muy cautelosas, ya que este tipo de patologías incrementa las posibilidades de un parto a pre-término, y la llegada de un bebé prematuro.

Durante los extensos periodos de estrés la futura madre padece de un cansancio permanente, insomnio, incremento en la presión arterial, palpitaciones, contracturas y otros síntomas que pueden generar a su vez ansiedad o depresión, ninguno de ellos buenos para el buen desarrollo del bebé.

Foto: Gracias a madaise