Los celos y las diferentes etapas

Celos infantiles

Los celos infantiles son una lucha por los afectos y la atención de los padres y aquellos familiares que más tiempo comparte con el bebé como referentes activos. Pero suelen ser diferentes según la edad y la etapa de crecimiento que el niño esté pasando.

Celos  del año a los 3 años de edad: En esta etapa los bebés y niños, suelen ser muy abiertos para expresar sus sentimientos y lo hacen efusivamente, esto muchas veces nos deja pasmados. Durante los 3 primero años de vida, solo hace falta observarlos para ver lo apasionados que son en algunos casos, y los celos y el entusiasmo entran en juego.

Sus sentimientos son variados y van desde la simpatía mas profunda hasta la agresión más fuerte y violenta.  En esta etapa los niños son ajenos a los que les sucede no saben siquiera que puede llegar a ser aquello que los pone en ese evidente comportamiento de rechazo, de euforia por lo que como padres debemos estar siempre atentos, para que nadie salga lastimado.

A los cuatro años, los celos que no controlaba antes, se le suma su crecimiento, ya que ha dejado de ser un bebé indefenso para tener su propio tamaño, y puede llegar a ser sumamente molesto si este fuera su propósito. También debemos estar atentos en su comportamiento ya que a sus emociones descontroladas se le agrega la fuerza adquirida y un cuerpo más grande.

A los cinco años, los niños ya pueden ser más tolerantes, sobre todo si hablamos de las niñas, que son más protectoras y amables desde temprana edad, y con los más pequeñitos son muy serviciales, pero debemos tener en cuenta que si bien en esta etapa podrán controlar mejor los celos hacia los más pequeños o algún hermanito menor, no son lo suficientemente grandes como para hacerse cargo cuando los celos los invadan ante la presencia de un niño más pequeño.

En que momento aparecen los celos en los niños

Lo cierto es que muchos hermanos mayores, no comienzan a sentir celos cuando llega el nuevo bebé, sino un poco más adelante cuando este nuevo integrante comienza a demostrar sus logros, como sentarse, caminar y todas aquellas situaciones que hacen que se lo reconozca en toda la familia. El hermano mayor se siente desplazado, ya que toda la atención gira alrededor de su hermanito. Es necesario armarnos de paciencia y demostrarle que él nos importa tanto como su hermano y que el amor incondicional de padres es igual para ambos.

También pueden aparecer celos en la etapa escolar, cuando comience a ir a la guardería, ya que eso requiere de un período de adaptación, a nuevas actividades y nuevos amigos, es muy normal que sienta celos, ya que allí deberá afianzar su lenguaje, y sortear muchos desafíos que antes cuando solamente estaba en casa toda la atención del mundo era para él, debe compartir ahora la atención de la maestra y del nuevo mundo que lo rodea, con sus pares.

En todos los casos siempre debemos acompañarlo, hacerlo sentir seguro de sí mismo, para que poco a poco se sienta aliviado al conseguir sus metas, y los fantasmas de los celos desaparezcan.