Somos amigas pero nos gusta el mismo chico

Somos amigas y tenemos los mismos gustos

He aquí el dilema eterno de las relaciones femeninas, interesarse por el mismo hombre, y cuando decimos el mismo hombre, queremos alcanzar lo amplio que es el mundo en el que sucede esto, no sucede solo en la adolescencia, sucede en casi cualquier etapa de la vida de una mujer, mientras dos mujeres mantienen amistad sucederá siempre que se puedan sentir, en algún momento no siempre, atraídas por el mismo hombre, que ello afecte la amistad depende de las involucradas nada más y es una comprobación de cuán fuerte sea el lazo de la amistad para sobrellevar una de estas situaciones.

¿Por qué nos gusta el mismo hombre?  esto aunque pareciera una mala intención de una de las partes, así lo verá la otra parte, interesarse por el mismo hombre que le interesa a una «habiendo más» como quien dice, no es  más que una probabilidad entre miles, pero que sucede simplemente porque dos mujeres que comparten amistad, que se sienten interconectadas por formas de pensar y vivir, tienen mucho en común, que la lógica indica que también compartan en alguna medida, los gustos por el sexo opuesto y de ahí que se encuentren un día gustando de la misma persona.

Solo hay una salida a este problema, asumir qué tan importante es la amistad para sacrificarla en aras de una competencia encarnizada, encarnizada son todas las situaciones competitivas entre mujeres, y sobretodo tener en cuenta que a esa persona que gusta a ambas, solo le gustará una de las dos o la lógica también indica que se decidirá por una de dos. A partir de ahí hay que ser sensato en asumir que castigar a una persona que quizá sea la que guste a otra, por el hecho de haber sido elegida, sobretodo en la amistad, es una forma de frustración que daña cualquier camadería, confianza y amistad.

Hay que hablar el asunto, y establecer cuán importante es ese hombre para ambas. Si no han establecido un gusto o una relación intensa por él, quizá valdría renunciar ambas porque está comprobado que la pareja pasará a ser parte de una relación de tres en que la que no fue elegida siempre sentirá un dejo de frustración que hará mella en la amistad.

Pero si se sigue adelante en la misma, la que no sea elegida y la que sí lo sea, deben establecer un nuevo nivel de relación en que el hombre que ha estado «enmedio» de su amistad y ahora forma parte de sus vidas para una y otra en diferente manera, no pase a ser la manera de destruir la amistad. Porque si sincerándose ambas pueden ver que la amistad será dañada, lo mejor es que si el amor se interpone, distanciar la amistad, es más saludable alejarse y guardar la parte de la amistad compartida que establecer una relación de sentimientos encontrados en la que al final la amistad de ahora y la amistad de ayer será destrozada.