La ducha como tratamiento saludable

1
11

Todos conocemos a la ducha como un rápido y práctico método de higiene personal, pero lo cierto es que este simple ritual va mucho más allá de eso, muchas veces una buena ducha puede llegar a equivaler como una gran sesión de masajes, o una muy buena crema recorriendo todo nuestro cuerpo.

El agua fría aumenta y favorece la circulación sanguínea, haciendo que las piernas sientan poco a poco que van descansando, y esto es un excelente tratamiento para evitar la aparición de varices. Esto además tonifica los músculos hace que la piel se vuelva tersa, y ayuda a la disolución de la grasa, previniendo así la aparición de la celulitis.

Por el contrario con el agua caliente las venas se dilatan, las piernas se inflaman, provocando pesadez y cansancio en las mismas, aunque no en todos los casos el agua caliente resulte mala, le podemos sacar buen provecho si la combinamos con agua fría, ya que aplicar chorros de agua fría sobre el agua caliente mejorará nuestra circulación, sin tener que someternos a bañarnos con agua helada.

Esta terapia se puede conseguir en medio de una ducha tibia o caliente dando chorros de agua fría en determinadas zonas del cuerpo donde se necesite reactivar la circulación y relajar, sobre todo su luego pensamos aplicarnos una crema anticelulitis, ya que si solamente nos bañamos con agua caliente sus efectos se neutralizan y no conseguiremos los efectos deseados.

Foto: Gracias a stevendepolo

1 Comentario

  1. HOLA ME ENCANTARIA SABER COMO PUEDO CONSEGUIR STEVIA EN LA ZONA OESTE DEL GRAN BS AS YA QUE MI MARIDO ES DIBETICO QUISIERAMOS INCORPORARLA.GRACIAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here