Consejos para elegir una niñera

Elegir una Niñera

Si hasta ahora estás empezando a buscar una niñera, no temas, existen muchas formas de encontrar una persona calificada para que cuide a tu hijo. Las buenas estrategias incluyen poner un mensaje en tu red social, llamar agencias profesionales de niñeras y poner anuncios en los periódicos y foros de Internet.

Que tener en cuenta al elegir una niñera

Las formas de escoger esa niñera pueden variar dependiendo de tus necesidades. Si tu bebé va a estar sólo con la niñera, debes empezar con alguien lo suficientemente adulto y maduro. La Organización de la Cruz Roja dice que los padres no deberían escoger a alguien menos de once años para que cuide de su hijo, aunque algunos expertos tienen una mayor precaución y sugieren que nadie está listo para ser niñera antes de los catorce.

Por supuesto, la edad no es el único factor. Si la niñera que estás considerando es adulta, tu preocupación principal debe ser su experiencia anterior en el cuidado de niños y lo cómoda que te sientas con su personalidad. En cualquier caso, lo mejor es pedirle a tu niñera potencial algunas referencias, las cuales debes llamar y preguntarles por cuanto tiempo la han conocido, las edades de los niños que cuidaron y las responsabilidades que tenía.

Si tu hijo es muy pequeño, asegúrate que la niñera tenga experiencia de cuidar niños de esa edad y ha tomado, o esté dispuesta a tomar, lecciones de resucitación cardiopulmonar y primeros auxilios. Y tienes que estar segura de que ella sabe que nunca debe sacudir a tu bebé. Así, antes de que salgas de la casa te asegurarás de que tu niñera es alguien confiable que al menos sabe a quien llamar y qué hacer en caso de emergencia.

Consejos para tu niñera

  • La primera vez que la niñera trabaje para ti, pídele que llegue media hora antes del momento en que te tengas que ir. Esto le dará más tiempo para saber sobre ti, tu casa y, por supuesto, tu hijo. Incluso podrías pedirle que venga algunos días antes y juegue con tu hijo mientras tu estás en casa.
  • Bríndale toda la información que puedas, desde los número telefónicos de emergencia hasta lo que no puede tocar en la nevera. Muéstrale como funcionan las cerraduras de tu casa y asegúrate de que sepa en donde están todas las cosas. En particular, puedes llevarla al lugar de cambio de pañales y mostrarle en donde están todas las cosas.
  • Hazle saber el horario que ya tienes con tu hijo y explícale las rutinas para ir a la cama, así como los procedimientos para el baño y las comidas. Si va a cocinar o a calentar la comida, muéstrale todo en la cocina. Y si le va a dar a tu hijo de comer con el  biberón, asegúrate que sepa todos los procedimientos. También debes decirle con anticipación todo lo que el niño puede y no puede hacer.

Recuerda dejarle el número de tu teléfono móvil, así como la dirección y el teléfono de donde vas a estar, lo que es importante en caso de que vayas a algún lugar en donde tengas que apagar el teléfono o no lo oigas bien. Si vas a estar en un lugar más lejano, dile cómo contactar a los vecinos o a otros familiares que vivan cerca en caso de que necesite ayuda. Incluso podrías llamar a tus vecinos cercanos y avisarles que tendrás una nueva niñera, para que sepan en caso de que algo ocurra.