Jardinería, cuidado de las palmeras

Las palmeras son una especie de plantas que se pueden adaptar tanto para interiores como exteriores, dependiendo de su tamaño, pero hay que tener en cuenta que sus necesidades varían según el ambiente en el que se encuentran.

Las especies más altas desarrollan unos 35 metros de altura aproximadamente, pero hay algunos ejemplares que se pueden adaptar a las viviendas sin problemas, el secreto está, en elegir correctamente la especie y consultar cuan alta puede llegar a crecer para evitarnos sorpresas.

Tanto para las especies de exterior como interior hay que realizar consultas sobre podas, abonos y necesidades de riego, como así también en que época es mejor realizar los trasplantes de un recipiente al otro. Las mismas requieren de cierta humedad y cantidad de luz solar para crecer, y habitualmente requieren de poda en la primavera y el verano.

Para podarlas, hay que eliminar aquellas hojas secas y muertas que causan molestias y deterioran la planta, ya que las mismas lucen espléndidas cuando su corona es un hermoso ramillete de hojas verdes, las cuales son las encargadas de retroalimentar a la palmera y cuidar de su tronco por ello deben cuidarse especialmente.