Decorar la mesa para desayunar

decorar el lugar del desayuno

Existen muchas casas en las que existe ese pequeño rincón en donde la familia se reúne para desayunar o donde van llegando simplemente sus miembros para comer algo antes de salir a un día agitado.

Este pequeño espacio puede parecer para muchos algo insignificante, pero también necesita su carácter y brindar esa clase de ambiente que queremos disfrutar a esa hora el día.

Un rincón para desayunar en familia

Los espacios para el desayuno suelen ser como nos los imaginamos: son soleados o en su defecto con mucha luz y son muy cómodos para esa hora de la mañana. Muchas personas suelen poner algunos elementos que no pertenecen allí o no van con esta clase de espacios como ventanas sin cortinas, mesas largas y candelabros que cuelgan muy altos, haciéndolos muy impersonales.

Intenta mezclar siempre colores claros, porque el espacio para el desayuno debe inspirar esa iluminación que queremos a tempranas horas del día.

Lo primero que debes hacer es buscar una pared que haga que el espacio sea el centro de atención y píntala con un color  que invite a estar allí, como un azul claro. Luego escoge unas cortinas de colores y texturas muy ligeras para que se cubra un poco, pero que no haga perder la iluminación al lugar. Escoge unas cortinas que tengan patrones que puedas fácilmente seguir con los cojines de las sillas o con los elementos de la mesa.

cómo decorar el desayunador

También te recomiendo comprar una mesa redonda con sillas cómodas para que realmente sea un lugar para pasar un buen rato. Además, es aconsejable utilizar una mesa no demasiado amplia. sólo lo necesaria para que quepa el desayuno completo, que debe incluir varios platos. Sin embargo, procura no tener ningún objeto que distraiga, al menos, hasta que acabes de comer.

Los asientos del desayunador deben ser las sillas más cómodas de la casa. Cuando uno se levanta sigue teniendo algo de sueño, así que seria ideal que puedas terminar de relajarte aquí. Por atención en sus tapizados, colores, estilos, materiales y diseño, todo debe combinar a la perfección.

Luego ya sólo es poner accesorios que hagan que se vea aún mejor, como una lámpara que cuelgue no muy cerca al techo sobre la mesa. 

En cuanto a las paredes, lo mejor es que sean claras para potenciar la luz. Sin embargo, intenta colocar detalles alegres que salten a la vista y que estimulen los sentidos. Ya verás cómo te cargarás las pilas rápidamente.