Estimular a tu bebé para un desarrollo saludable

Desde que estaba en el vientre el bebé ya tenía conexión con sus padres, y al llegar al mundo a medida que va creciendo, la voz y el olor de la madre le resulta un efectivo calmante, como igual sucede con su papá, que le transmite seguridad estando cerca de él.

Por eso jugar y crear rituales que mantengan esos contactos tanto visuales como corporales con el pequeño son necesarios y muy útiles para su desarrollo, ya que forman parte de la estimulación para su mejor crecimiento.

Podrás notar que cuando estás cambiándolo si mantienes la mirada mientras le hablas a unos 20 o 30 centímetros de distancia, rápidamente captarás su atención, poco a poco a medida que su vista se vaya desarrollando podrá mantener mucho más tiempo la mirada. La conexión visual con el pequeño es sumamente importante ya que mantiene el desarrollo del contacto y es la clave de comunicación padres e hijo.

El contacto corporal también es muy estimulante para desarrollar el vínculo con sus padres, por eso las caricias forman parte de un ritual único, las manos de los padres en la espalda del bebé, que es una zona especial, le transmiten mucha seguridad, por eso puede aprovechar luego del baño en la habitación a una temperatura cálida, para darle pequeños masajes colocándolo boca abajo sobre las piernas y luego frotando suavemente desde la nuca hasta el coxis, el bebé se sentirá pleno.

A medida que vaya creciendo te regalará muchas sonrisas, y es allí el momento que puede aprovechar para jugar, hacer muecas, no olvides que el bebé aprende imitando aquello que ve, por eso es sumamente importante que le brinden mediante miradas y caricias, seguridad para fortalecer su autoestima y que crezca saludable.