Cómo tratar el dolor de oídos en los más pequeños

Los dolores de oído en un pequeño pueden deberse a diferentes factores, lo cierto es que resultan muy molestos, y pueden ponerlo irritable. Por eso te dejamos algunas recomendaciones para tener presente y aliviar esos síntomas.

Por lo general en los más pequeños, el dolor de oídos, puede aliviarse mediante calor, para aplicarlo solo bastará que coloques 3 a 4 gotas de vaselina líquida previamente entibiada, pero como cualquier otro remedio casero, deben aplicarse siempre y cuando el niño no tenga supuraciones en los oídos, ya que en éstos casos siempre es mejor consultar con el pediatra para descartar cualquier tipo de enfermedad.

De todos modos puedes aplicar paños calientes sobre la parte externa del oído, lo puedes hacer calentando un paño limpio con la plancha y colocarlo en la zona , hasta que el mismo pierda el calor.

Así mismo el aceite de almendras con unas pocas gotas en el oído adolorido, puede resultar un excelente calmante colocando luego un pequeño algodón para que no se escurra el líquido. En éstos casos también sirve la infusión de manzanilla, aplicándolo de la misma forma que el aceite de almendras.

Se estima que la leche materna, es un excelente remedio para el dolor de oídos de un pequeño, basta con colocar unas gotas de la misma para conseguir el alivio deseado.

De todos modos, nunca dudes en realizar la consulta con tu pediatra de confianza frente a éste tipo de malestares en tu pequeño.