Acidez en el embarazo y cómo tratarla

A lo largo de la gestación es muy natural que padezcamos algunos trastornos que antes no teníamos, como suele ser la acidez estomacal.

La misma se conoce con el nombre de pirosis y es un síntoma muy frecuente durante el embarazo debido al exceso de progesterona que es una hormona que se produce naturalmente en el organismo de la futura madre, la misma causa una relajación en el esfínter o anillo que comunica el esófago con el estómago, haciendo que los jugos gástricos y la comida ascienda y provoquen este conocido ardor.

Para aliviar los malestares típicos de la acidez durante el embarazo es recomendable fraccionar la comida en pequeñas porciones, que no sean abundantes, es preferible comer varias veces al día para ayudar mejor a la digestión de los alimentos. Se debe masticar lentamente y permanecer sentada al menos 30 minutos luego después de comer.

Hay que evitar algunos alimentos, como los fritos, los embutidos, las comidas especiadas o muy picantes, y que tengan altos contenidos de grasas, ya que esto resulta muy efectivo.

Si notas que aún cuidando tu alimentación los síntomas persisten puedes hablarlo con tu doctor que seguramente te recetará algún neutralizante para las secreciones gástricas, pero recuerda que siempre debe ser bajo estricta vigilancia médica.