Los contras de tener un hijo luego de los 35 años

Tener un hijo después de los 35 años suele ser un decisión importante, dado que retrasar la maternidad durante muchos años, incrementa el riesgo de no conseguir justamente lo que deseamos, esto sucede porque 15 años antes que la mujer entre en la etapa de la menopausia el número de óvulos que produce comienza a disminuir y esto genera mayores problemas cromosómicos, lo cual aumenta el riesgo de abortos espontáneos y defectos congénitos.

Las complicaciones que ocurren durante la gestación suelen ser otro inconveniente, sobre todo al pasar los 35 años, ya que las madres tienen a desarrollar hipertensión arterial y diabetes durante el embarazo, problemas de placenta previa, y complicaciones en el nacimiento de su bebé. Pasados los 40 años, es muy probable que se aumenten las posibilidades de dar a luz un bebé de bajo peso, o prematuro.

Otro factor a tener presente, es que cuesta embarazarse naturalmente, hay que recurrir a tratamientos , y estos suelen ser desgastante y muy costosos, lo que también influirá económicamente, dado que si bien una ya se encuentra establecida, al tener un hijo luego de los 35 años, luego costará reinsertarse laboralmente, los gastos se incrementarán, y por lo tanto habrá que continuar trabajando más de lo establecido.