Síntomas y causas más frecuentes de anemia infantil

Las anemias en los más pequeños se producen por diversas carencias y por un déficit marcado en la producción de los glóbulos rojos, por diversidad de motivos.

Entre ellos debemos destacar:

  • Cansancio, ya que al haber un bajo nivel de hemoglobina se produce un pobre transporte de oxigeno hacia las células en los pulmones y en el resto de los tejidos.
  • Palidez, la cual también se debe a un déficit en baja de la hemoglobina.
  • Dolor de cabeza, que varían de acuerdo al grado de anemia y a la capacidad de adaptación del pequeño.

Entre sus causas más destacables podemos resaltar la anemia por hemorragia excesiva, que puede deberse a accidentes, a una cirugía o el mismo nacimiento y las que se producen de forma crónica, ya sea por sangrados nasales o úlceras.

Otras de las causas pueden deberse a una disminución en la producción de glóbulos rojos, en esos casos la anemia se produce por un déficit de hierro, deficiencia de vitamina B12, de ácido fólico o de vitamina C.

También se producen por una destrucción de los glóbulos rojos, y esto puede deberse a un bazo agrandado, lesión mecánica en los glóbulos rojos y reacciones autoinmunes contra los glóbulos rojos o talasemia.

Por eso es muy importante desde que recién nacen consultar y mantener saludable el organismo de nuestros pequeños.