Correr en los primeros trimestres de embarazo

El correr o trotar es uno de los ejercicios más completos que podemos realizar porque pone a trabajar las partes más importantes de nuestro cuerpo y si eres una corredora asidua esa práctica puede ayudarte a preparar tu cuerpo para el embarazo hasta su final, pero si usualmente no lo haces, es mejor que te dediques a otras prácticas porque podría ser perjudicial para tu salud.

Durante tu primer semestre cuando salgas a correr no olvides seguir las recomendaciones usuales, que debes seguir así no estés embarazada, como son tomar mucha agua antes, durante y después del ejercicio. Todo porque la deshidratación puede disminuir el flujo de sangre en el útero, llegándote a causar incluso contracciones prematuras. También asegúrate de ponerte zapatos que te den un buen apoyo en los pies y sostenes que sean los adecuados para tus pechos.

En el segundo trimestre ten en cuenta que tu centro de gravedad se encuentra cambiando a medida que tu barriga crece, por lo que eres más propensa a tener resbalones y caídas, por lo que lo mejor es que corras en terrenos planos. Si sientes que te vas a caer, intenta hacerlo adecuadamente, cayendo en tus lados o de espaldas, para que evites cualquier tipo de trauma en el abdomen.

A medida que va avanzando tu embarazo, todo se pone más difícil para practicar el trote, así que lo mejor es que intentes hacerlo en una pista especial para ello. Particularmente te beneficiará porque la superficie de estas pistas es más suave para tus rodillas, además de que estarás en un lugar rodeado de gente y con facilidades en caso de que suceda alguna emergencia.