Enseñarles a aprender a compartir y jugar

Los niños al llegar a los dos años, poco a poco aprenden a compartir, pero aún así tratan de no ceder aquellas cosas que consideran de su pertenencia, en esto no hay problemas, lo que sucede es que aquellas cosas de sus amiguitos también  son de su interés.

Las novedades que suponen los juguetes de sus amigos, son verdaderos atractivos, y no dudará en ir en busca de él y muchas veces arrebatárselo, lo que hará que se olvide de sus propios juguetes por un momento. Su reacción aparecerá cuando su juguete llame la atención de sus amigos, entonces, él comenzará a considerarlo como un agravio.

Este tipo de situaciones nos llevan a los padres y a los docentes que compartimos tiempo con el niño a prestarle mayor atención, aunque lo que sucede sea absolutamente normal.

Es parte del aprendizaje de sociabilización de los niños, ya sea en la plaza, la guardería, o en el patio de su casa, en esta etapa les costará mucho compartir aquellas cosas que quieren, y nosotros como adultos debemos enseñarles como conducirse, prestar sus cosas y que los demás también compartan con ellos, de manera tal que todos puedan adaptarse.

Hasta cerca de los 3 años, no aprenderá a compartir sus cosas ni jugarán compartiendo nada, en esta etapa lo más normal es verlos pelearse y tirarse con las cosas que no quieren compartir y a los 5 minutos esté riéndose juntos y jugando nuevamente. No debemos alarmarnos, solamente enseñarles de a poco para que más adelante puedan compartir y disfrutar jugando con sus amigos.

Foto: Gracias a BruceTurner