Abandonar el hospital después del parto

Sabemos que una vez que ha nacido nuestro bebé, no vemos las horas de estar en casa, junto al resto de la familia, para compartir mucho más tiempo y adaptarnos a esta nueva situación. Muchas veces la ansiedad de este momento puede jugarnos en contra.

Si bien con el alta precoz la madre y el bebé, pueden iniciar prontamente una vida junto a el resto de la familia, cómodos en casa donde se descansa mejor, y en la intimidad del hogar, sobre todo para que la madre pueda amamantarlo correctamente, y pueda expresar sus sentimientos de felicidad, angustia, tristeza o cansancio por esta nueva experiencia, además de evitar infecciones que pueden surgir por permanecer mucho tiempo en el hospital, no siempre es muy recomendable.

En el hospital o maternidad, la madre está segura, no tiene que preocuparse por su comida ni alimentación, mucho menos de las tareas de la casa, tiene todo el tiempo del mundo solamente para ella y la hermosa criatura que acaba de traer al mundo, esto es lo que lleva que muchas madres prefieran permanecer unos días más internadas.

Por otro lado saben que cuentan incondicionalmente con la asistencia médica en el momento que sea, si se presenta alguna complicación, que muchas veces ocurre después del parto, ellas están ahí, con todo al alcance de su mano.

Por lo general, cuando el profesional decide dar el alta tanto a la madre como al niño, es porque no existen riesgos de complicaciones posteriores al parto, todo marcha en perfectas condiciones .

Foto: Gracias a National Archives