Yoga infantil, una disciplina que enseña jugando

yoga infantil

El yoga infantil muy por el contrario de lo que se cree no es un deporte, ni mucho menos una simple clase de gimnasia, sino que es un verdadero entrenamiento para el cuerpo y la mente.

Esta disciplina nos permite combatir lesiones por mala postura, nos enseña a respirar correctamente, evita jaquecas, y en muchos niños los ayuda a sobrellevar el asma, que son algunas tantas de las cosas buenas que nos proporciona el yoga. En el caso puntual de los niños fortalece su autoestima, y les enseña a mantener un mejor equilibro emocional, colabora con el desarrollo motor, y calma a aquello niños que son hiperactivos.

Las clases de yoga infantil pueden ser ruidosas y muy revoltosas, puede comenzar con los ojos cerrados tratando de focalizar cualquier tipo de ruido que surja del silencio, o también se los puede hacer comenzar con una gran ronda de animales feroces.

La buena conexión corporal, se consigue mediante el correcto esfuerzo y relajación de los niños. Recordemos que todos los niños son muy diferentes, y en el caso de haber pasado un largo tiempo sentados y en silencio, deberían comenzar su clase de yoga, bien arriba, por el contrario, aquellos niños que son muy activos, deben empezar su ritual con algo un poco más contemplativo para conseguir la calma.

Foto: Gracias a Eric Lon